Inicio / Información / Cómo Irán se convirtió en cuna de la civilización

Cómo Irán se convirtió en cuna de la civilización

Jiroft, una fértil llanura situada a 230 kilómetros al sur de la ciudad de Kerman, recuerda ahora a un gran trozo de queso suizo o a una gigantesca topera, después de que unos ladrones saquearan las antiguas tumbas que había allí.

Una fotografía de la exposición «Irán. La cultura antigua entre el agua y el desierto» en el museo Bundeskunsthalle de Bonn muestra la magnitud de la devastación. Los ladrones planeaban vender su valioso botín en subastas de países occidentales. Pero en el último momento, la policía logró detenerlos y asegurar las reliquias culturales.

Ahora se pueden admirar por primera vez fuera de Irán. La parte de la colección expuesta en Bonn incluye estatuas de arcilla de hombres y mujeres rezando, figuritas de terracota, joyas de oro, jarras, jarrones y otros recipientes de clorita, alabastro y otras piedras.

Animales salvajes y criaturas míticas

Los artefactos, ricamente decorados, proporcionan mucha información sobre la vida cotidiana de los habitantes del sureste de Irán durante la Edad del Bronce, así como sobre sus creencias y mitos. Las escenas de combate y los héroes míticos luchando con animales de presa son motivos recurrentes en las vasijas. En una de ellas, un hombre musculoso sostiene a dos leopardos en el aire por la cola. En otra, un río parece brotar de la frente de los búfalos de agua, y en otra, una serpiente se enrosca alrededor de una vasija.

«Son seres divinos que hacen cosas sobrehumanas. Se trata de subyugar las fuerzas salvajes de la naturaleza», explica la conservadora Barbara Helwing, que trabajó para el Instituto Arqueológico Alemán en Irán hasta 2007. Y añade entre risas: «Hoy en día, los iraníes promocionan sus estudios de fitness con este hombre musculoso».

En 2003, Irán hizo un esfuerzo por recuperar los objetos robados de la llanura de Jiroft, cuenta Helwing. «Lo que exponemos procede de la primera colección confiscada de objetos encontrados en Jiroft. Fueron retirados de Sothebys y otras casas de subastas».

Cómo se pobló la región

Numerosas estaciones multimedia ofrecen a los visitantes todo tipo de información sobre Irán. Varias placas tectónicas limitan entre sí en las profundidades del país. La colisión de las placas ha dado lugar a la formación de enormes montañas.

Alrededor del año 7000 a.C., florecieron oasis de rica vegetación en los valles fértiles, en los límites de los desiertos y en las orillas del mar Caspio, lugares perfectos para el asentamiento de personas. También se desarrollaron otros asentamientos en valles remotos de las montañas que ofrecían protección contra los ataques realizados desde las tierras bajas de Mesopotamia.

Hacia el año 3800 a.C., se estableció en Irán la primera ciudad-estado con una administración centralizada. Las películas animadas de la exposición muestran que el pueblo era muy capaz de realizar una compleja planificación urbana. Los sellos cilíndricos con dibujos arquitectónicos demuestran que incluso se construyeron edificios de varios pisos.

Después de que un devastador incendio destruyera la ciudad de Chogha Mish, la ya densamente poblada ciudad de Susa se convirtió en un importante centro comercial. Asnos, camellos y barcos sirvieron de medio de transporte para la venta de cobre y plata.

La influencia de la naturaleza

Las 400 piezas de la exposición permiten a los visitantes viajar a los inicios de la civilización y a una cultura orientada a lo visual y cercana a la naturaleza. «Estas culturas se inspiraban visualmente en su entorno. En aquella época, las cabras salvajes existían en los Montes Zagros, donde la gente se asentó por primera vez. Se pueden encontrar decorando las jarras y las ollas», dice Susanne Annen, cocuradora de la exposición.

Aproximadamente en el año 3000 a.C., Irán se desintegró en pequeños feudos. Sus líderes militares eran enterrados junto con sus puñales, como muestra un hallazgo del Mar Caspio. Las reliquias de animales encontradas en las tumbas sirvieron en su día para los rituales de bebida que se celebraban en las tumbas. Se bebía en copas de oro decoradas con buitres, íbices y cabras.

Joyas de la tumba de dos princesas

Las reliquias encontradas en Jiroft no son los únicos tesoros arqueológicos que han salido de Irán por primera vez. También se exponen los lujosos objetos, principalmente joyas y brazaletes de oro, encontrados en la tumba de dos princesas elamitas.

La tumba elamita que contenía dos esqueletos femeninos en dos sarcófagos de bronce del siglo VI a.C. fue descubierta por unos obreros de la construcción en 2007 cerca de la aldea de Jubaji, cerca del Golfo Pérsico. Las princesas habían sido provistas de objetos para su viaje al otro mundo.

«Fue estupendo que estos anillos estuvieran inscritos. Demuestran que podemos reconstruir los nombres de sus antepasados, con lo que tenemos una referencia directa a la familia real elamita», dijo Helwing. Los elamitas se asentaron principalmente en las tierras bajas situadas en la región suroccidental del actual Irán.

La exposición termina en una zona verde. En el patio interior de la Bundeskunsthalle se ha reconstruido un jardín paradisíaco persa de más de 400 metros cuadrados, basado en el jardín existente de una enorme casa de Irán.

Flores exóticas, fuentes y un balcón decoran el jardín, donde los visitantes pueden relajarse mientras absorben una antigua civilización marcada por su gran amor a las decoraciones fantásticas.

Puede interesarte

Susa, de la historia de Purim, se convierte en Patrimonio de la Humanidad

Unos 2.500 años después de que los ostensibles acontecimientos de la historia de Purim marcaran …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.