Inicio / Historia / El nacimiento de Bagdad fue un hito para la civilización mundial

El nacimiento de Bagdad fue un hito para la civilización mundial

Si Bagdad es hoy sinónimo de decadencia urbana y violencia a una escala indescriptible, su fundación hace 1.250 años fue un hito glorioso en la historia del diseño urbano. Más que eso, fue un hito para la civilización, el nacimiento de una ciudad que pronto se convertiría en el centro cultural del mundo.

En contra de la creencia popular, Bagdad es antigua, pero no vieja. Fundada en 762 d.C. por el califa abbasí al-Mansur «El Victorioso» como nueva sede de su imperio islámico, en términos mesopotámicos es más una arribista que una gran dama, una advenediza comparada con Nínive, Ur y Babilonia (séptimo, cuarto y tercer milenio a.C. respectivamente).

Bagdad

Bagdad también es un bebé si se compara con Uruk, otro asentamiento urbano de la antigua Mesopotamia que presume de ser una de las ciudades más antiguas del mundo y que fue, en torno al 3.200 a.C., el mayor centro urbano del planeta, con una población estimada de hasta 80.000 habitantes. Algunos creen que el nombre árabe de Babilonia, al-Iraq, deriva de su nombre.

Sabemos mucho sobre la meticulosa e inspirada planificación de la ciudad gracias a los registros detallados de su construcción. Se nos dice, por ejemplo, que cuando Mansur buscaba su nueva capital, navegando arriba y abajo por el Tigris para encontrar un emplazamiento adecuado, fue aconsejado inicialmente sobre la ubicación y el clima favorables por una comunidad de monjes nestorianos anteriores a los musulmanes en la zona.

Según el geógrafo e historiador árabe del siglo IX Yaqubi, autor del Libro de los Países, su posición favorable al comercio en el Tigris, cerca del Éufrates, le daba el potencial para ser «la encrucijada del universo». Se trataba de una afirmación retrospectiva. En la época en que Yaqubi escribía, Bagdad, Ciudad de la Paz, ya se había convertido en el centro del mundo, capital del preeminente Dar al-Islam, cuna de científicos pioneros, astrónomos, poetas, matemáticos, músicos, historiadores, legalistas y filósofos.

Una vez que Mansur hubo acordado el emplazamiento, llegó el momento de embarcarse en el diseño. Una vez más, se nos dice que fue obra exclusiva del califa. Bajo estricta supervisión, hizo que los trabajadores trazaran los planos de su ciudad redonda sobre el terreno en líneas de ceniza. El círculo perfecto era un homenaje a las enseñanzas geométricas de Euclides, a quien había estudiado y admirado. A continuación, recorrió este plano a ras de suelo, indicó su aprobación y ordenó que se colocaran bolas de algodón empapadas en nafta (petróleo líquido) a lo largo de los contornos y se les prendiera fuego para marcar la posición de las dobles murallas exteriores masivamente fortificadas.

Astrólogos

El 30 de julio de 762, después de que los astrólogos reales declararan la fecha más propicia para el inicio de las obras, Mansur elevó una plegaria a Allah, colocó el primer ladrillo ceremonial y ordenó a los obreros reunidos que se pusieran manos a la obra.

La escala de este gran proyecto urbano es uno de los aspectos más distintivos de la historia de Bagdad. Con una circunferencia de seis kilómetros, las enormes murallas de ladrillo que se alzaban a orillas del Tigris eran el sello distintivo de la Ciudad Redonda de Mansur. Según el erudito del siglo XI Al Khatib al Baghdadi -cuya Historia de Bagdad es una mina de información sobre la construcción de la ciudad-, cada hilada constaba de 162.000 ladrillos para el primer tercio de la altura de la muralla, 150.000 para el segundo tercio y 140.000 para el tramo final, unidos con haces de cañas. La muralla exterior tenía 80 pies de altura, estaba coronada por almenas y flanqueada por bastiones. Un profundo foso rodeaba el perímetro exterior de la muralla.

La mano de obra era enorme. Miles de arquitectos e ingenieros, juristas, topógrafos y carpinteros, herreros, excavadores y trabajadores ordinarios fueron contratados en todo el imperio abbasí. Primero estudiaron, midieron y excavaron los cimientos. Después, con ladrillos cocidos al sol y al horno, que siempre habían sido el principal material de construcción en las llanuras mesopotámicas inundadas por los ríos a falta de canteras de piedra, levantaron ladrillo a ladrillo las murallas de la ciudad. Fue, con diferencia, el mayor proyecto de construcción del mundo islámico: Yaqubi calcula que participaron 100.000 obreros.

El diseño circular era impresionantemente innovador. «Dicen que no se conoce ninguna otra ciudad redonda en todas las regiones del mundo», señaló Khatib con aprobación. Cuatro puertas equidistantes perforaban las murallas exteriores por las que se accedía al centro de la ciudad por caminos rectos. La puerta de Kufa, al suroeste, y la de Basora, al sureste, daban al canal de Sarat, un elemento clave de la red de canales que drenaban las aguas del Éufrates hacia el Tigris y hacían de este lugar un sitio tan atractivo. La puerta de Sham (Siria), al noroeste, conducía a la carretera principal hacia Anbar y, a través del desierto, a Siria. Al noreste, la puerta de Jorasán, próxima al Tigris, conducía al puente de barcas que lo cruzaba.

Fluctuante

Durante la mayor parte de la vida de la ciudad, un número fluctuante de estos puentes, formados por esquifes enlazados y sujetos a cada orilla, fueron una de las señas más pintorescas de Bagdad; no se vería ninguna estructura más permanente hasta que los británicos llegaron en el siglo XX y tendieron un puente de hierro sobre el Tigris.

Sobre cada una de las cuatro puertas exteriores se alzaba una garita. Las situadas sobre las entradas de la muralla principal, más alta, ofrecían vistas dominantes de la ciudad y de los muchos kilómetros de frondosos palmerales y campos esmeralda que bordeaban las aguas del Tigris. La gran sala de audiencias situada en lo alto de la puerta de Jorasán era una de las favoritas de Mansur para refugiarse por las tardes del calor sofocante.

Puede interesarte

Kuwait dice que la marea negra afecta a sus aguas en el Golfo Pérsico

Kuwait luchó el domingo para controlar un vertido de petróleo frente a su costa meridional …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *