Inicio / Novedades / En Irán, los versos de un poeta de 700 años siguen encendiendo los corazones

En Irán, los versos de un poeta de 700 años siguen encendiendo los corazones

Justo antes del Día de San Valentín, visitamos la tumba de un poeta que escribió a menudo sobre el amor.

El poeta persa del siglo XIV Hafez está enterrado en Shiraz, la ciudad donde vivió hace casi 700 años. Sigue siendo venerado en Irán, aunque escribió sobre el romance y otros temas que no son obviamente aceptados en la actual República Islámica.

Versos

Uno de sus versos: «¡Oh, portador de la copa, enciende mi vaso con la luz del vino!»

Llegamos a la tumba de Hafez -el seudónimo del hombre nacido Khwaja Shamsuddīn Muhammad Hafez e-Shirazi- al final del día. El sol poniente seguía brillando en las laderas de las montañas más allá de un patio. La tumba del poeta está en el centro, bajo un techo sostenido por pilares.

La gente colocaba sus manos sobre la piedra tallada. Una de ellas era una mujer que llevaba ropas negras holgadas, un gorro de punto morado y una mochila de la marca Wilson. Mantuvo las manos allí, las dos, durante lo que parecieron varios minutos.

Después, le preguntamos qué estaba haciendo.

«Es realmente una cosa de mi corazón», dijo. «Creo que hay que conectar con él para entender lo que pasó con nosotros, entre nosotros».

Firoozeh Mohammad-Zamani dijo que cuando sus manos estaban en la tumba, mantenía una conversación con Hafez. Hablan mucho.

«Tengo que escuchar lo que me dice», dijo.

¿Y qué escuchó?

«Amor», dijo ella, riendo. «¡Todo el tiempo, amor!»

Cuando nos acercamos a ella por primera vez, se detuvo un momento antes de responder a nuestras preguntas. Estaba esperando a que Hafez le dijera si le parecía bien que entráramos en la conversación.

Afortunadamente para nosotros, el poeta aceptó.

«Cada vez que vengo aquí, me ocurre algo especial», dijo. «Esta vez, eres tú».

Mohammad-Zamani dijo que había viajado muchas veces a la tumba de Hafez desde su casa, a cientos de kilómetros de distancia. Señaló un poema inscrito en una piedra cercana.

«Este es tan especial para mí, tan profundo, el más profundo», dijo. «Se ocupa de mí. El poema me viene a la cabeza, y así puedo entender que tengo que hacer esto ahora».

El poeta le está aconsejando qué hacer en su vida.

Mohammad-Zamani nos contó que no es una iraní típica. Es golfista -ex miembro del equipo nacional de golf- y profesora de golf.

Pero al seguir los consejos de los escritos de Hafez, es totalmente representativa de su país. Muchos iraníes recurren a los escritos de este amado poeta en busca de consejo, abriendo sus libros al azar y tomando la sabiduría de cualquier línea que vean.

En un segundo patio, hacia la parte trasera del complejo de tumbas, encontramos a dos amigas, mujeres de unos 20 años, sentadas en una pared. Una vestía de gris, la otra de rojo intenso. Llevaban pañuelos en la cabeza y capas sueltas en un estilo iraní que consigue ser elegante a la vez que cumple las normas de modestia.

Una de las mujeres, Atikeh Karimi, acababa de abrir un libro de Hafez, separando las tapas a la perfección y recitando el verso superior derecho. Las palabras provocaron lágrimas en los ojos de la otra joven.

Puede interesarte

La cultura persa tradicional y contemporánea formará parte de las próximas actuaciones en el Gracie

El Teatro Gracie de la Universidad de Husson será el escenario de dos actuaciones únicas …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.