Inicio / Historia / La oscura religión que dio forma a Occidente

La oscura religión que dio forma a Occidente

Ha influido en La Guerra de las Galaxias y en Juego de Tronos, y personajes tan diversos como Voltaire, Nietzsche y Freddie Mercury lo han citado como inspiración. ¿Qué es el zoroastrismo? Joobin Bekhrad lo descubre.

El discurso sobre «nosotros» y «ellos» ha dominado durante mucho tiempo la política relacionada con Irán en Occidente. Al mismo tiempo, el cristianismo se ha utilizado con frecuencia para definir la identidad y los valores de Estados Unidos y Europa, así como para contrastar esos valores con los de un «otro» de Oriente Medio. Sin embargo, una breve mirada a una religión antigua -que aún se practica hoy en día- sugiere que lo que muchos dan por sentado como ideales, creencias y cultura occidentales sanos puede tener en realidad raíces iraníes.

En general, los estudiosos creen que el antiguo profeta iraní Zaratustra (conocido en persa como Zartosht y en griego como Zoroastro) vivió en algún momento entre el 1500 y el 1000 a.C. Antes de Zaratustra, los antiguos persas adoraban a las deidades de la antigua religión ario-iraní, una contraparte de la religión indo-aria que llegaría a conocerse como hinduismo. Sin embargo, Zaratustra condenó esta práctica y predicó que sólo se debía adorar a Dios, Ahura Mazda, el Señor de la Sabiduría. Con ello, no sólo contribuyó a la gran división entre los arios iraníes e indios, sino que podría decirse que introdujo a la humanidad su primera fe monoteísta.

La idea de un dios único no fue el único principio esencialmente zoroastriano que se introdujo en otras religiones importantes, sobre todo en las «tres grandes»: El judaísmo, el cristianismo y el islam. Los conceptos de Cielo e Infierno, el Día del Juicio Final y la revelación final del mundo, y los ángeles y demonios se originaron en las enseñanzas de Zaratustra, así como en el canon posterior de la literatura zoroastriana que inspiraron. Incluso la idea de Satán es fundamentalmente zoroastriana; de hecho, toda la fe del zoroastrismo se basa en la lucha entre Dios y las fuerzas del bien y la luz (representadas por el Espíritu Santo, Spenta Manyu) y Ahriman, que preside las fuerzas de la oscuridad y el mal. Aunque el hombre tiene que elegir a qué bando pertenece, la religión enseña que, en última instancia, Dios prevalecerá, e incluso los condenados al fuego del infierno disfrutarán de las bendiciones del Paraíso (una palabra del persa antiguo).

¿Cómo se introdujeron las ideas zoroastrianas en los credos abrahámicos y en otros lugares? Según los estudiosos, muchos de estos conceptos se introdujeron en los judíos de Babilonia al ser liberados por el emperador persa Ciro el Grande. Se introdujeron en la corriente principal del pensamiento judío y surgieron figuras como Belcebú. Y tras las conquistas de Persia de las tierras griegas durante el apogeo del Imperio Aqueménida, la filosofía griega tomó un rumbo diferente. Hasta entonces, los griegos creían que los seres humanos tenían poca capacidad de acción y que sus destinos estaban a merced de sus numerosos dioses, que a menudo actuaban según sus caprichos y fantasías. Sin embargo, después de conocer la religión y la filosofía iraníes, empezaron a sentirse más dueños de sus destinos y que sus decisiones estaban en sus propias manos.

¿Podría Dante haber sido influenciado por el zoroastrismo?

Aunque en su día fue la religión estatal de Irán y se practicaba ampliamente en otras regiones habitadas por pueblos persas (por ejemplo, Afganistán, Tayikistán y gran parte de Asia Central), el zoroastrismo es hoy una religión minoritaria en Irán y cuenta con pocos adeptos en todo el mundo. Sin embargo, el legado cultural de la religión es otra cosa. Muchas tradiciones zoroastrianas siguen sustentando y distinguiendo la cultura iraní, y fuera del país también ha tenido un impacto notable, sobre todo en Europa occidental.

Rapsodia zoroastriana

Siglos antes de la Divina Comedia de Dante, el Libro de Arda Viraf describía con vívido detalle un viaje al Cielo y al Infierno. ¿Podría Dante haber oído hablar del informe del viajero cósmico zoroastriano, que adquirió su forma definitiva hacia el siglo X d.C.? La similitud de las dos obras es asombrosa, pero sólo se pueden formular hipótesis.

En otros lugares, sin embargo, la «conexión» zoroastriana es menos turbia. El profeta iraní aparece sosteniendo un globo terráqueo resplandeciente en la Escuela de Atenas de Rafael, del siglo XVI. Asimismo, la Clavis Artis, una obra alemana de finales del siglo XVII y principios del XVIII sobre alquimia, estaba dedicada a Zaratustra y contenía numerosas representaciones suyas de temática cristiana. Zoroastro «llegó a ser considerado [en la Europa cristiana] como un maestro de la magia, un filósofo y un astrólogo, especialmente después del Renacimiento», dice Ursula Sims-Williams, de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres.

Hoy en día, la mención del nombre Zadig trae inmediatamente a la mente la marca de moda francesa Zadig & Voltaire. Aunque la ropa no sea zoroastriana, la historia que hay detrás del nombre sí lo es. Escrita a mediados del siglo XVIII por nada menos que Voltaire, Zadig cuenta la historia de su homónimo héroe zoroastriano persa que, tras una serie de pruebas y tribulaciones, acaba casándose con una princesa babilónica. Aunque a veces es frívolo y no se basa en la historia, el relato filosófico de Voltaire surgió de un interés genuino por Irán que también compartían otros líderes de la Ilustración. Tan enamorado estaba Voltaire de la cultura iraní que era conocido en sus círculos como «Sa’di». Con el mismo espíritu, el Diván Oeste-Este de Goethe, dedicado al poeta persa Hafez, incluía un capítulo de temática zoroastriana, mientras que Thomas Moore se lamentaba del destino de los zoroastrianos de Irán en Lalla Rookh.

El zoroastrismo no sólo ha dejado su huella en el arte y la literatura occidentales; de hecho, la antigua fe también hizo varias apariciones musicales en los escenarios europeos.

Además del personaje sacerdotal Sarastro, el libreto de La flauta mágica de Mozart está cargado de temas zoroástricos, como la luz contra la oscuridad, las pruebas del fuego y el agua, y la búsqueda de la sabiduría y el bien por encima de todo. Y el difunto Farrokh Bulsara -también conocido como Freddie Mercury- estaba muy orgulloso de su herencia zoroástrica persa. «Siempre andaré por ahí como un popinjay persa», comentó una vez en una entrevista, «¡y nadie me lo va a impedir, cariño!». Asimismo, su hermana Kashmira Cooke reflexionó en una entrevista de 2014 sobre el papel del zoroastrismo en la familia. «Nosotros, como familia, estábamos muy orgullosos de ser zoroastrianos», dijo. «Creo que lo que la fe zoroastriana [de Freddie] le dio fue trabajar duro, perseverar y seguir tus sueños».

Hielo y fuego

Sin embargo, en lo que respecta a la música, quizá ningún ejemplo refleje mejor la influencia del legado zoroastriano que la obra Así habló Zaratustra, de Richard Strauss, que es famosa por haber proporcionado la estruendosa columna vertebral de gran parte de la película 2001: Una odisea del espacio, de Stanley Kubrick. La partitura debe su inspiración a la obra magna de Nietzsche del mismo nombre, que sigue a un profeta llamado Zaratustra, aunque muchas de las ideas que Nietzsche propone son, de hecho, antizoroastrianas. El filósofo alemán rechaza la dicotomía entre el bien y el mal, tan característica del zoroastrismo, y, como ateo declarado, no le sirve en absoluto el monoteísmo.

Dejando a un lado a Freddie Mercury y Zadig & Voltaire, hay otros ejemplos evidentes del impacto del zoroastrismo en la cultura popular contemporánea en Occidente. Ahura Mazda dio nombre a la empresa automovilística Mazda y sirvió de inspiración para la leyenda de Azor Ahai -un semidiós que triunfa sobre las tinieblas- en Juego de Tronos de George RR Martin, como descubrieron muchos de sus fans el año pasado. Además, se podría argumentar que la batalla cósmica entre el lado luminoso y el lado oscuro de la Fuerza en La Guerra de las Galaxias tiene, ostensiblemente, el zoroastrismo escrito por todas partes.

Puede interesarte

La antigua ciudad iraní se enfrenta con furia a un futuro dividido

La antigua ciudad iraní de Kazeroon ha resistido la prueba del tiempo, pero podría no …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *