Inicio / Información / La pirámide de las alfombras: Una guía práctica para determinar las alfombras orientales adecuadas para usted

La pirámide de las alfombras: Una guía práctica para determinar las alfombras orientales adecuadas para usted

El mercado de las alfombras orientales antiguas puede resultar desalentador al principio. La búsqueda para «conocer» las alfombras es un viaje para ganar exposición, conocimiento y descubrir su gusto personal. Para guiar a nuestros clientes, muchos de los cuales son coleccionistas de arte y antigüedades, hemos creado una Pirámide del Mercado de Alfombras Orientales™ para ayudarles a determinar qué piezas poseen un elevado nivel de belleza, originalidad y el nivel de calidad apropiado para el hogar sofisticado, además de ser preciosos activos tangibles.

La clasificación en nuestra pirámide patentada de seis niveles se ve afectada por el arte, la artesanía, la edad y el estado de una alfombra, junto con la calidad de sus tintes y materiales, y su procedencia. A medida que descienden los niveles, el número de piezas disponibles aumenta significativamente, mientras que la maestría estética y el nivel de innovación generalmente disminuyen.

La importancia del arte

No se puede exagerar el valor del arte para determinar el nivel general de una alfombra. Durante siglos, los tejedores se esforzaron por anudar alfombras a mano para expresar una unidad universal que creían que existía en la naturaleza y el cosmos. Con su compleja interacción entre colores y diseños armoniosos, una sola alfombra a menudo tardaba años en elaborarse.

Aunque en el mundo occidental han sido acogidas por su lujo y durabilidad durante siglos, el impacto artístico intrínseco de estas alfombras pasó desapercibido gracias a las ideas preconcebidas sobre lo que es y lo que no es «bellas artes». Hace tres años, el Metropolitan de Nueva York y el Louvre ampliaron sustancialmente sus galerías de arte del Cercano Oriente, lo que significa que esta actitud está cambiando.

Como presidente de una empresa especializada en alfombras de segunda, tercera y lo mejor de la cuarta categoría durante los últimos 35 años, siempre he tenido claro que esta evolución tendría lugar en algún momento. Irónicamente, ahora que se está reconociendo el valor artístico de las mejores alfombras antiguas, sus suministros han disminuido hasta el punto de que la gran mayoría de las galerías de alfombras las han sustituido por alfombras contemporáneas anudadas a mano, hechas en fábricas de todo Oriente Próximo.

A menudo, esto ha dado lugar a que la nomenclatura de las alfombras se utilice impunemente. No es de extrañar que al buscar en Google «alfombra oriental» o «alfombra persa» se produzca una confusión. Asimismo, el término «antiguo» se utiliza erróneamente para las alfombras que, a partir de los años 20, se fabricaron en masa, con tintes químicos y diseños escritos, y que se parecen muy poco a las verdaderas obras maestras del siglo XIX y anteriores.

En realidad, rara vez se ponen a la venta ejemplos superlativos del arte de estas alfombras anteriores. Así, la mayoría de los compradores no tienen prácticamente ninguna oportunidad de verlas, y mucho menos de adquirirlas.

La piramide del mercado

Esta pirámide de seis niveles es el resultado de mis tres décadas y media de experiencia como propietario de una galería de alfombras reconocida internacionalmente. Se trata de una guía concisa para aquellos que deseen identificar los distintos niveles de calidad y arte para separar el trigo de la paja de las alfombras orientales.

La dinastía persa safávida, que gobernó entre 1501 y 1736, un periodo que ahora se conoce como «la edad de oro del tejido persa» gracias a los talleres patrocinados por la realeza, produjo muchas de las mejores alfombras que el mundo ha visto jamás.

Hoy en día, el reconocimiento de las alfombras más raras y bien conservadas de este periodo ha aumentado drásticamente. En los últimos cinco años, el precio récord pagado por una sola alfombra oriental antigua ha pasado de 4 millones de dólares a 9,5 millones en 2010. Luego, en junio de 2013, una impresionante alfombra Kirman del siglo XVII se vendió en la subasta de Christie’s por 33,7 millones de dólares, más del triple del récord anterior, anunciando la llegada de las alfombras orientales al escalón superior del coleccionismo de arte.

Principalmente desde principios del siglo xix hasta circa 1875

El logro artístico y la gran originalidad reinan en este grupo enrarecido. Mientras que las alfombras históricas de nivel 1 suelen ser demasiado frágiles y preciosas, muchas piezas de gran valor coleccionable tienen suficiente durabilidad para su uso en el suelo. Dicho esto, existe una tendencia creciente de coleccionistas a colgarlas también como arte de pared o guardarlas en el almacén.

Se trata de alfombras del mejor calibre que exhiben un diseño fluido y sutilmente variado y un uso exótico del color matizado. Logran un magnífico equilibrio estético y armonía en el proceso. Los creadores de estas alfombras tejían hace 140 a más de 200 años y estaban prácticamente libres de la influencia del mercado, lo que les permitía expresarse sin trabas. Este periodo se sitúa en el punto álgido de lo que he denominado la «Segunda Edad de Oro del tejido persa» (aproximadamente entre 1800 y 1910).

En esta categoría de élite se incluyen alfombras espectaculares procedentes principalmente de Persia y las montañas del Cáucaso, junto con las de Turquía, la India y la meseta de Asia Central. Estos tesoros culturales, con sus colores primitivos y diseños gráficos a veces aparentemente «modernos», inspiran un poderoso seguimiento internacional. Por ejemplo, en 2007, una alfombra caucásica «Eagle Kazak» se vendió por 341.625 dólares en la casa de subastas Freeman de Filadelfia. En enero de 2014, Sotheby’s vendió otra Eagle de alrededor de 1800 por 233.000 dólares, más del doble de su estimación máxima.

Puede interesarte

Susa, de la historia de Purim, se convierte en Patrimonio de la Humanidad

Unos 2.500 años después de que los ostensibles acontecimientos de la historia de Purim marcaran …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.