Inicio / Cultura / La presencia real del arte iraní en el mundo del arte contemporáneo occidental

La presencia real del arte iraní en el mundo del arte contemporáneo occidental

Cuando alguien saca el tema del arte iraní, es cierto que mucha gente no tiene ninguna opinión al respecto. Esto se debe principalmente al hecho de que se proporciona poca información positiva sobre Irán como país y, sobre todo, sobre Irán como crisol del arte contemporáneo. Las razones para ello son múltiples, pero mencionemos sólo las más grandes de todas, la infame Revolución iraní y, por supuesto, los recientes conflictos, aún en curso, entre Irán y el Partido de la Vida Libre del Kurdistán, así como el de ISIS. Sin embargo, hoy no estamos aquí para hablar del problemático pasado político de Irán, sino de algo maravilloso y creativo que surgió de una de las civilizaciones más antiguas del mundo.

Con su rica historia que se remonta al 3200-2800 a.C., cuando se formaron los reinos proto-elamita y elamita, Irán es un país que produjo muchos artistas notables. El inicio del arte moderno de este país se remonta a finales de la década de 1940 y principios de la de 1950. Fue el periodo posterior a la muerte de Kamal al-Mulk, un pintor cuyo fallecimiento marcó el fin de una inflexible devoción por la pintura académica. Se puede suponer injustamente que el arte iraní no está presente en el mundo del arte contemporáneo occidental, lo cual, por supuesto, no es cierto. Hoy veremos cuánto del sorprendente arte de Irán podemos ver, tocar y experimentar, y hasta qué punto los artistas de esta parte del mundo influyen en el mundo del arte contemporáneo de hoy.

Los artistas iraníes se apoderan del mundo occidental

En contra de la creencia popular, el arte iraní no se limita a los Hamsa y los motivos orientales y a acechar en las galerías subterráneas del país azotado por la guerra. Los engendros iraníes están muy al día con la escena artística contemporánea y producen obras de arte sorprendentes. Sus raíces árabes les permiten trasladar a su arte los problemas y las convenciones sociales de la región, presentando así a las sociedades occidentales algo «fuera de la caja» de los temas y motivos convencionales que parecen circular constantemente en la escena artística. Los artistas iraníes están cada vez más representados en los círculos artísticos occidentales, y uno de los principales ejemplos es el reciente éxito del artista de origen iraní Reza Derakshani, que expuso sus pinturas abstractas en la Galería Sophia Contemporary. Los 18 cuadros que expuso casi se agotaron en la noche de la inauguración y fueron a parar a manos de coleccionistas del Reino Unido, Estados Unidos y Alemania, según Vassili Tsarenkov, marchante de arte ruso y cofundador de la galería. Además, las obras de Derakshani forman parte de grandes colecciones como las del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, el Museo Británico y la colección Mirella Haggiag de Roma.

Otra artista digna de mención es la famosa Shirin Neshat, artista visual iraní que vive en Nueva York. Aborda las ideas de feminidad y masculinidad, vida pública y privada, y antigüedad y modernidad. Su trabajo le ha valido el Premio Internacional de la XLVIII Bienal de Venecia en 1999, el León de Plata a la Mejor Dirección en el 66º Festival de Cine de Venecia en 2009, y muchos otros. Ha realizado exposiciones individuales en el Castello DI Rivoli de Turín, en el Museo de Arte de Dallas, en el Instituto de Arte de Chicago y en la Hamburger Bahnhof de Berlín, entre otros. Ha sido artista residente en el Wexner Center for the Arts y en el MASS MoCA. Sus obras pueden encontrarse en la Gladstone Gallery de Nueva York y en el Solomon R. The Guggenheim Museum, lo que no hace sino confirmar la creciente popularidad del arte iraní en el ámbito del arte contemporáneo occidental. Otro gran ejemplo de la presencia de artistas iraníes es el cineasta, guionista y fotógrafo Abbas Kiarostami, nacido en Teherán. Este polifacético artista, que ha abordado las técnicas de la ilustración y el diseño gráfico, es uno de los iraníes cuyas obras pueden encontrarse en la galería Rossi & Rossi de Londres.

La creciente popularidad del arte iraní

Cuando se sabe que la obra de un artista ha sido expuesta en el Museo Británico, la Grey Art Gallery, la Universidad de Nueva York, el Museo de Arte Moderno de Viena, el Museo de Arte Moderno de Nueva York y la Colección Nelson Rockefeller, eso debe significar que el artista es reconocido y aclamado en todo el mundo, ¿verdad? Pues sí, es cierto. El pintor y escultor Parviz Tanavoli es el artista que ha mostrado su arte al gran público. Debido a que el mundo es cada vez menos xenófobo y está más interesado en las obras e ideas de alguien que no «pertenece» intrínsecamente a Occidente, la escena artística ha acogido a los artistas iraníes con las manos abiertas y con hambre de conocimiento y sus representaciones artísticas de los temas candentes que ocurren en el mundo de hoy. La presencia cada vez mayor del arte iraní en museos, galerías y bienales típicamente occidentales es la prueba más clara de su creciente popularidad. Estos creadores no sólo representan la llamada «diversidad», una frase buscada que demuestra la corrección política tan promocionada en los medios de comunicación modernos, sino que también aportan algo más valioso a la escena artística occidental: sus magistrales creaciones que hacen justo lo que se supone que deben hacer, y es criticar las construcciones sociales impuestas, las nociones de desvinculación de la sociedad (¿alguien se acuerda de Albert Camus?), el existencialismo y las cuestiones de género, identidad, diferencias culturales y la rica herencia cultural que traen de su país de origen.

Más galerías y museos que exponen arte iraní

Además de la miríada de galerías, museos y colecciones mencionadas que exponen arte iraní, hay otras que merecen ser mencionadas. Mark Hachem Gallery, Galerie Perrotin y Taymour Grahne Gallery en Nueva York, Rose Issa Projects en Londres. Un interesante evento reciente ha consolidado el arte persa como una de las escenas en ciernes en Occidente. Global/Local 1960-2015: Six Artists From Iran, una exposición que presenta a seis artistas iraníes se ha presentado en la Grey Art Gallery de Nueva York. Abby Weed Grey, mecenas fundadora de la galería, ha conseguido varias obras de arte de maestros iraníes y las ha donado a la galería, lo que significa que la Grey cuenta con la mayor colección de obras de Parviz Tanavoli y Faramarz Pilaram del mundo.

El arte contemporáneo iraní y las conexiones con sus raíces y Occidente

El arte contemporáneo de Irán siempre ha sido políticamente exagerado. Sin embargo, el arte iraní no representa necesariamente sólo la agitación política y los personajes belicistas. Muchos de los artistas no se limitan a las fronteras de su país, son viajeros del mundo e individuos culturalmente informados que son capaces de producir obras de arte que presentan algo más que el problemático pasado de Irán. Muchos de ellos viven y trabajan en Europa y Estados Unidos, sus influencias incluyen a pintores, escultores y artistas de performance occidentales, y presentan sus obras en galerías de todo el mundo. Otro hecho interesante es que, a pesar de que las mujeres en el arte suelen estar mal vistas en el mundo islámico, han surgido muchas artistas femeninas de Irán y presentan sus obras igual que los hombres en las galerías occidentales. Además de la famosa Shirin Neshat, tres mujeres iraníes han expuesto sus obras en el Centro de Arte Edward Hopper House, en la exposición titulada Where We Are Standing: Mujeres Artistas Contemporáneas de Irán. Las artistas han presentado sus creaciones influenciadas por la rica herencia de Irán y su cultura, y su actual hogar, Norteamérica.

El futuro del arte iraní en la escena artística occidental

¿Qué podemos esperar en el futuro? Si tenemos en cuenta los últimos acontecimientos, el futuro del arte iraní en la escena occidental es brillante. Los artistas de este país están demostrando que merecen la atención de los frecuentadores de galerías de arte y museos, y sus obras se venden por grandes cantidades de dinero. La tendencia al alza de la exposición de arte iraní es evidente, y el mercado del arte contemporáneo se enriquece cada día con las obras de los artistas persas. La combinación de cultura antigua, orígenes misteriosos y el prejuicio general sobre Irán hacen que estos creativos sean interesantes para los coleccionistas y amantes del arte, así como para los jóvenes aficionados al arte que siempre buscan algo diferente a los diseños habituales del mundo occidental. El arte iraní está cada vez más disponible, y lo más probable es que esté aún más presente en los próximos años. Como el mundo se está convirtiendo en una gran aldea global, podemos esperar aún más diversidad y colorido cultural en la escena artística, lo que seguramente hará que nuestro mundo sea mejor, un mundo sin prejuicios, sin estereotipos y sin xenofobia.

Puede interesarte

No necesitamos gobiernos para hacer la paz: Israel obtiene una «embajada» no oficial de Irán

Un grupo de artistas de Jerusalén inauguró esta semana la primera «embajada de la cultura» …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *