Liderando el camino en una cultura de trabajo solidaria

La salud mental de los empleados es fundamental para la salud general de una empresa. Los estudios muestran que aquellos con mucho estrés tienen más probabilidades de estar ausentes o menos comprometidos, lo que puede afectar negativamente los resultados de una organización. El Centro para la Salud Mental en el Lugar de Trabajo de la Fundación de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría informa que el costo de la depresión para la economía estadounidense es de más de 210 mil millones de dólares anuales en pérdida de trabajo y productividad. La Asociación Estadounidense de Psicología ofrece los siguientes consejos para promover la salud mental en el lugar de trabajo:

Formar directivos para mejorar la salud y el bienestar

Como líder, establezca el tono modelando un comportamiento saludable y alentando a los gerentes a hacer lo mismo. Proporcionar recursos sobre cómo apoyar la salud mental y el bienestar.

Aumentar las opciones sobre dónde, cuándo y cómo trabajan los empleados.

La flexibilidad y la autonomía aumentan la motivación, la productividad y la satisfacción, reduciendo el estrés y el agotamiento.

Consultar pólizas de seguro médico

Asegúrese de que los planes cubran los servicios de salud mental y que los empleados conozcan los beneficios y recursos disponibles.

Escuchar

Comprender los desafíos, inquietudes y necesidades de los empleados. Solicite comentarios sobre cómo mejorar el ambiente y la cultura de trabajo. Al hacer esto, puede generar confianza, empatía y compromiso.

Eche una mirada crítica a la equidad, la diversidad y la inclusión

Crear un lugar de trabajo justo y diverso fomenta un sentido de pertenencia, respeto y valor. Esto puede ayudar a prevenir la discriminación, el acoso y los prejuicios, que pueden afectar negativamente a la salud mental. Revisar las políticas y prácticas para garantizar que sean transparentes y coherentes.

Confía en tu instinto.

Es mejor pecar de cauteloso que perder una oportunidad de salvar una vida. Durante la última década, la tasa de suicidio en los EE. UU. ha aumentado, ubicándose como la más alta entre los adultos de 45 a 64 años y la segunda más alta entre los adultos de 25 a 44 años. Busque señales de advertencia que indiquen peligro:

  • El trabajo se perdió o estaba incompleto.
  • Habla sobre dolor, sentirse atrapado o una carga.
  • Uso excesivo de alcohol o drogas.
  • Actuar ansioso, agitado o indiferente.
  • Dormir muy poco o demasiado; retirado o dejado de lado
  • Cambios de humor severos, ira; buscando venganza.
  • Obtenga ayuda profesional

Muchos proveedores ofrecen educación a los empleadores, así como tratamiento para niños, adolescentes y adultos, y algunos hospitales ofrecen una evaluación gratuita y confidencial las 24 horas, los 7 días de la semana. Los programas para pacientes hospitalizados proporcionan una estructura de tratamiento para estabilizar los síntomas agudos. Los médicos, enfermeras y terapeutas desarrollan planes de tratamiento individuales para satisfacer las necesidades de medicación, mientras que la terapia individual, grupal y familiar establece objetivos para la recuperación en entornos hospitalarios y ambulatorios.

Recuerde, cuidar su salud mental no es un signo de debilidad, sino de fortaleza. Si usted o su equipo necesitan apoyo, ¡lidere el camino!

Deja un comentario