Marian Roces revela la historia perdida de los filipinos

El famoso curador filipino, autor y fundador de la corporación de desarrollo de museos en Filipinas habló ante varias docenas de visitantes en la Biblioteca Richland.

COLUMBIA, SC – El domingo se dio la bienvenida al público al campus principal de la Biblioteca Richland para aprender más sobre la cultura, las tradiciones y la ascendencia filipina como parte del Mes de la Historia Filipino-Americana.

«No sabía nada sobre estos textiles ni sobre lo complicado que era el trabajo textil», dijo Gene Callahan.

Callahan fue una de las docenas de personas que pasaron el día aprendiendo más sobre la historia filipina.

Marian Roces es una famosa curadora filipina, autora y fundadora de una corporación de desarrollo de museos en Filipinas llamada TAO INC.

Visitó la biblioteca del condado de Richland el domingo para compartir importantes descubrimientos que hizo sobre los orígenes de la cultura filipina.

«En las últimas tres décadas, tal vez, me ha quedado cada vez más claro que la narrativa de lo que es filipino va más allá del apoyo de la ciencia», dijo Roces.

A través de la investigación y la participación en importantes subvenciones, trabajos de políticas y proyectos, Roces ha sido un orador principal en museos de todo el mundo.

«La mayoría de los filipinos y el mundo no conocen el consenso de la arqueología de que un grupo de personas que hablan los idiomas que hablamos hoy llegaron a Filipinas hace 4.000 años», dijo Roces.

Dijo que hay alrededor de 170 lenguas austronesias en Filipinas, las canoas son fundamentales para los primeros orígenes filipinos y los filipinos comparten cultura y rituales con personas de Madagascar y la Isla de Pascua. Mientras tanto, los textiles también juegan un papel en esta rica historia cultural.

Roces dijo que la creación de textiles es compleja, detallada y requiere mucho tiempo, generalmente un año para terminar una pieza de tela. Dijo que las medidas de las telas suelen ser en milímetros y las abuelas de la familia siempre memorizaban el patrón.

Roces afirmó que esta historia no se ha contado por la colonización y los daños a Manila y su museo nacional durante la Segunda Guerra Mundial.

«Vivimos en una sociedad con personas de muchas culturas diferentes, por lo que es bueno llevarnos bien entre nosotros tanto como podamos», dijo Callahan.

Nieves McNulty, miembro de la Asociación Filipino-Americana de la Gran Columbia, dijo que las lecciones del domingo son muy diferentes de todo lo que se encuentra en los libros de historia antiguos.

«La migración cultural de Filipinas para cruzar el Océano Pacífico. Eso fue nuevo para mí. Porque siempre nos enseñaron en la escuela, en las clases de historia, que la gente emigró a Filipinas desde Indonesia y Malasia», dijo McNulty.

https://www.youtube.com/watch?v=videoseries

Deja un comentario