Inicio / Cultura / No necesitamos gobiernos para hacer la paz: Israel obtiene una «embajada» no oficial de Irán

No necesitamos gobiernos para hacer la paz: Israel obtiene una «embajada» no oficial de Irán

Un grupo de artistas de Jerusalén inauguró esta semana la primera «embajada de la cultura» iraní no oficial de la ciudad con una reunión de unos 500 israelíes, muchos de los cuales se trasladaron a Israel tras la revolución iraní de 1979.


Israelíes de todas las profesiones y condiciones sociales se reunieron en un edificio de tres habitaciones situado en el asentamiento de la Colina Francesa de Jerusalén Este, que ha sido dedicado por el ayuntamiento de Jerusalén al Colectivo de Arte Hamabul. El nuevo centro de cultura iraní en Israel expondrá fotografías y obras de arte originales, y albergará una emisora de radio que emitirá en hebreo y farsi.

Con un surtido de aperitivos iraníes como shahtoot (moras rojas secas), chagaleh badoum (almendras inmaduras saladas) y halva, junto con música persa, la velada despertó la nostalgia de muchos.

«Mi hermano me dijo que había una fiesta persa, así que estoy aquí», dijo David Pikali, que emigró a Israel con su familia desde Irán en 1958, cuando sólo tenía siete años. Pikali agradeció la oportunidad de reencontrarse con su cultura materna, y saboreó la rara oportunidad de reunirse en un lugar rebosante de cultura iraní y de hablar farsi.

Las relaciones entre Irán e Israel han sido tensas desde la Revolución iraní, cuando Irán cerró la misión comercial israelí en Teherán, que había funcionado como una embajada de facto, y el ayatolá Ruhollah Jomeini apodó a Israel «enemigo del Islam». Irán no reconoce a Israel. Como presidente de 2005 a 2103, Mahmud Ahmadineyad habló de que el Estado israelí sería «eliminado de la página de la historia». Políticos israelíes como Binyamin Netanyahu, el primer ministro, han argumentado que el régimen iraní supone una amenaza para la existencia de Israel.

Pero los ciudadanos israelíes e iraníes han hablado a menudo de su deseo de mejorar los lazos. En 2012, los activistas israelíes por la paz lanzaron una campaña en las redes sociales para fomentar la buena voluntad, llenando a Irán de mensajes de «Israel ama a Irán».

Pinkas Matan, el artífice de la embajada cultural que exhibía esmaltes de uñas rojos y verdes que simbolizaban la bandera iraní, no cree que la política deba obstaculizar las buenas relaciones entre los ciudadanos. Frente a la pantalla de un proyector en el que se proyectaba un documental sobre la moda iraní, Matan anunció que el objetivo del proyecto era fomentar la comunicación entre los pueblos, compartir la cultura y el arte, y promover la paz.

«Creo que eso es suficiente», dijo, hablando en nombre del colectivo de artistas que organizó el evento, Hamabul, la palabra hebrea para el gran diluvio bíblico. «No necesitamos a los gobiernos para hacer la paz: depende de nosotros, de la gente».
Personas como la coordinadora de la embajada, Alexandra Weil. «Conocí a un hombre iraní, mi novio, mientras viajaba por Georgia y nos enamoramos», explicó. «Viajamos, él cocinó para mí y me leyó poesía de Hafez, y me enamoré de su cultura».

Pero, por desgracia para la pareja, ninguno de los dos pudo visitar la patria del otro debido a las restricciones legales.

Algunos de los asistentes no estaban convencidos de las esperanzas de los organizadores en la «embajada». «Por supuesto que esto no ayudará a la paz», se burló Pikali, de 63 años, en su hebreo con acento iraní. «Esto es sólo para la gente de aquí, de Israel». Y no era el único escéptico. «Los que están aquí ya tienen la mente abierta», dijo Levi Greenberg, un adolescente judío ortodoxo con una colorida kippa (gorro) de punto que hacía girar sus lóbulos. «Son los que no asisten los que plantean los verdaderos problemas para avanzar». Otros dijeron que hablar de «embajada» era engañoso, dado que ninguno de los dos gobiernos tiene nada que ver con la iniciativa. Uno de los artistas cuya fotografía se expuso, Itay Davidyan, decidió participar no por la misión de la embajada de traer la paz, sino como una forma de reconciliar sus identidades iraní e israelí. «Mis padres vinieron de Irán en 1986, así que crecí en un hogar muy persa», explicó. «Para mí, esto es personal».

De pie ante una de sus fotografías, una en la que aparece su madre con hijab, Davidyan declaró: «Estoy orgullosa de ser iraní».

Puede interesarte

La presencia real del arte iraní en el mundo del arte contemporáneo occidental

Cuando alguien saca el tema del arte iraní, es cierto que mucha gente no tiene …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *