No puede ser el ‘estilo Nick Saban’ para el nuevo entrenador en jefe de Alabama o fracasarán

¿Alabama está lista para un cambio en su cultura en torno al departamento deportivo? El hombre que reemplace a Nick Saban necesitará tiempo, y no sólo uno o dos años. Pero lo único que deben hacer para tener éxito en Alabama es no ejecutar el programa como Saban, o no llegarán al tercer año.

Las piezas están colocadas para el próximo entrenador de fútbol de Tuscaloosa, y Nick Saban deja el programa en buena forma para el futuro. Pero esta no es ninguna transición que hayamos visto en el juego recientemente, especialmente para un programa que ha hecho las cosas de una sola manera durante diecisiete años consecutivos.

Antes de que se conociera la noticia de que Nick Saban se retiraba y conmocionara a todo el mundo del fútbol universitario, el entrenador en jefe de Alabama hacía sus negocios como de costumbre. El día comenzó como cualquier otra temporada baja el miércoles, con el entrenador en jefe trabajando en la fortaleza futura dentro del programa de fútbol.

Una mañana que consistió en entrevistas a candidatos potenciales para un puesto vacante en su personal, junto con una teleconferencia de la SEC a la hora del almuerzo con otros entrenadores de la conferencia, nada anunció que Nick Saban esté cerca de jubilarse, según las fuentes.

Así decidió Nick Saban pasar su último día como entrenador de fútbol de Alabama, y ​​no lo habría hecho de otra manera. Una reunión con su equipo y cuerpo técnico por la tarde cambió el escenario en torno al programa de fútbol, ​​con un tweet de Chris Low sorprendiendo a los fanáticos y entrenadores de todo el país.

Si había una manera perfecta para que Nick Saban terminara su etapa en Alabama, esta es en la que pensó. Saban, que nunca atrajo atención innecesaria, esperó hasta que Michigan ganara el campeonato nacional y los Wolverines pudieran acaparar la atención el martes. Pero alrededor de las 4 p. m., hora central, todo lo relacionado con el programa de fútbol de Alabama cambió en una reunión.

Una sala llena de rostros conmocionados provocó sentimientos similares en las personas que miraban las noticias locales cuando se hizo el anuncio. La temporada terminó hace apenas una semana de manera desgarradora en Michigan, con una derrota en tiempo extra en los sagrados terrenos del Rose Bowl. Claro, hubo especulaciones durante toda la temporada de que este sería el último año de Saban, pero incluso el hombre mismo se rió de la idea en entrevistas con Pat McAfee.

Mientras Nick Saban está pensando en colgar el silbato, el resto del fútbol universitario está poniendo a Alabama en sus primeras encuestas de pretemporada para 2024. Parece apropiado que así es como termina todo al final cuando un entrenador se va. como uno de los más grandes que deambulan por los márgenes.

Nick Saban nunca celebrará la última temporada y se tomará fotografías en la línea de 50 yardas en cada estadio que visite en 2024, solo por nombrar algunos. En pocas palabras, no existe un viaje de despedida para Nick Saban.

De hecho, lo que hizo con este equipo de Alabama en 2023 fue su despedida, en lo que debería quedar como uno de sus mejores trabajos como entrenador en su histórica carrera. Después de ser eliminado tras una derrota ante Texas y una mala actuación contra el sur de Florida, el ‘Tide ganó el Campeonato de la SEC, rompiendo la racha ganadora de 29 juegos de Georgia en el proceso.

Al final del día, salir con un título de la SEC y una última aparición en los playoffs de fútbol universitario, detrás del hermoso telón de fondo del Rose Bowl, es la forma en que Nick Saban decidió terminar su carrera.

¿Qué sigue para Alabama? Un cambio cultural

El mejor consejo que Nick Saban puede darle al próximo hombre que asuma su oficina la próxima semana es que no ejecute el programa como lo hizo él. Si el nuevo entrenador en jefe intenta venir a Tuscaloosa y hacer las cosas al ‘estilo Saban’, fracasará.

Una manera tradicional de abordar las operaciones cotidianas no funcionará para el nuevo régimen, especialmente en una conferencia a punto de invadir Alabama. Por primera vez en diecisiete años, existe incertidumbre en torno al programa, pero el trabajo del director atlético Greg Byrne es encontrar a su hombre, conociendo los zapatos que está tratando de llenar.

Si el nuevo entrenador en jefe llega y comienza a tuitear como loco, no empieces a asustarte. ¿Una conferencia de prensa que no conlleva algunas peculiaridades sobre una pregunta? Será diferente, y ese es el objetivo del cambio cultural. Comienza con la secretaria saludando a un jugador cuando este ingresa a la oficina del entrenador en jefe.

Nick Saban de Alabama Crimson Tide celebra después de derrotar a los Georgia Bulldogs 27-24 en el Campeonato de la SEC en el estadio Mercedes-Benz el 2 de diciembre de 2023 en Atlanta, Georgia. (Foto de Todd Kirkland/Getty Images)

El nuevo chico quiere hacer las cosas a su manera, no como las haría Nick Saban, y eso debe aceptarse. Cada vez que la defensa detenga un touchdown en 2024, alguien enviará un tweet cuestionando la decisión y comparándola con la de Saban, así que prepárense para ello ahora.

«Han estado manejando las cosas de cierta manera durante tanto tiempo que a la gente le tomará tiempo entender quién toma las decisiones», dijo un entrenador en jefe de Power-5 a OutKick. «Si trabajas para alguien durante mucho tiempo y tienes un horario diario que probablemente no ha cambiado desde que se introdujo el portal de transferencias, debe ser un sentimiento de nerviosismo para la gente de la administración. El nuevo chico traerá su propio personal, gerentes de personal, encargado de operaciones y personas con las que se siente cómodo.

«Si continúan siendo un equipo dominante, el nuevo entrenador estará más familiarizado con los entrenadores de la escuela secundaria en ese estado, porque es una dinámica difícil en Auburn. Y mientras todo esto sucede, hay un equipo que intenta decirle a los reclutas que La marca Alabama nunca volverá a ser la misma. No es como otros trabajos de entrenador en los que puedes entrar y sentirte cómodo para hacer que las cosas funcionen. Sea quien sea, será mejor que tenga la piel dura porque Saban ha sentado un precedente cuando se trata de ganar y reclutar. .”

Una cosa es entrenar en Alabama, pero otra es seguir a uno de los mejores entrenadores de fútbol universitario de todos los tiempos. El nuevo pensará que sabe en lo que se está metiendo, pero este podría ser uno de los cambios de mando más interesantes que hemos visto en la historia del deporte moderno.

Ya estoy deseando que llegue la conferencia de prensa de presentación y que los seguidores de la vieja escuela intenten conseguir algunos minutos con el nuevo entrenador en jefe. Es diferente en Tuscaloosa, y un afortunado está a punto de descubrir lo que es dirigir un programa de fútbol y tener más poder del que siente el gobernador.

Sin presión.

Deja un comentario