Inicio / Historia / Persépolis: el monumento a Jerjes

Persépolis: el monumento a Jerjes

En su artículo de 1967 sobre Persépolis, la capital ceremonial del imperio persa aqueménida, George Woodcock ofreció un vívido relato de la construcción de este monumental complejo de palacios, conocido por los griegos como «la ciudad persa». Considera que el plan maestro fue obra de Darío I (r. 522-486 a.C.), pero resta importancia al papel de su hijo y sucesor, Jerjes (r. 486-465 a.C.),

Complejo

En la finalización del complejo. En particular, Woodcock atribuye a Jerjes la construcción de la Puerta de Todas las Tierras, pero no señala que su erección cambió por completo la dirección de acceso a Persépolis.

Jerjes dejó su huella en el plano de Persépolis tan pronto como tomó el poder. ¿Cómo de radicales fueron los cambios? Un estudioso supone que todo el complejo fue una obra de construcción, inutilizable como palacio, hasta el reinado del sucesor de Jerjes, Artajerjes I, pero esto parece poco probable. Jerjes bloqueó la entrada sur de Darío y creó una nueva escalera noroeste, que Ernst Herzfeld, el excavador, calificó como «quizá el tramo de escalera más perfecto jamás construido». Su ascenso poco pronunciado permitía a los dignatarios de la corte persa subir, sin quedarse sin aliento ni tener que enganchar sus vistosas túnicas, a una gran entrada, la Puerta de Todas las Tierras, por la que todavía se entra en el complejo.

El nombre viene dado por las inscripciones de Jerjes: Por la gracia de Ahura Mazda, esta Puerta de Todas las Tierras la hice yo; muchas otras cosas bellas se hicieron en toda Parsa que hice yo y que hizo mi padre». En realidad, «Puerta» es un término equivocado, ya que el edificio tiene la forma de un vestíbulo techado con un banco, en realidad una sala de espera. El visitante, entonces como ahora, era recibido por los enormes toros guardianes que flanquean la puerta oriental al final de la escalera. En el interior, las vigas de cedro del techo se apoyaban en columnas de 16,5 m de altura; las paredes estaban alicatadas con diseños de rosetas y palmeras.

El «harén» contiguo -como lo designaron los excavadores- lleva una de las inscripciones más largas de Jerjes, que describe cómo Darío eligió a Jerjes como su legítimo sucesor, como «el más grande después de él». Su disposición sugiere que era residencial, pero no hay razón para suponer que se trataba realmente de un harén como el que se conoce en el Imperio Otomano; se trata simplemente de una extrapolación a partir del informe griego de que el rey persa tenía 360 concubinas (una para casi cada noche del año) y de la suposición de que los únicos intereses de Jerjes después de ser humillado por los griegos eran el sexo y la arquitectura, aquí convenientemente combinados en una sola estructura.

Junto al «harén» se encuentra el Tesoro. Este fue construido por Darío, pero fue ampliamente modificado por Jerjes, que cortó las partes occidentales para hacer sitio al «harén» y creó una nueva entrada en el lado este. En este edificio se encontraba un vasto archivo de tablillas de arcilla, escritas en persa antiguo y elamita, que datan del 492-458 a.C. y que proporcionan una gran cantidad de información sobre la vida en el Irán aqueménida. (Se encontraron varios miles más en las fortificaciones del norte.) Apenas se había empezado a trabajar en ellas cuando Woodcock escribió: dan información sobre las raciones y los pagos realizados a unos 15.000 individuos en más de 100 localidades. Es de suponer que fue aquí donde Alejandro descubrió el tesoro de 120.000 talentos en oro y plata, que se llevó en su totalidad, una tarea que requirió cantidades de mulas y 3.000 camellos.

¿Por qué se destruyó Persépolis?

Woodcock ofreció dos alternativas: la tradicional, que se quemó como resultado de una juerga de borrachos dirigida por una cortesana ateniense, y la opinión de algunos historiadores de que fue un acto político, una venganza por la destrucción de los templos de Atenas por parte de Jerjes en el 480 a.C. Se ha comprobado que el fuego provocado por Alejandro Magno en el año 330 a.C. fue especialmente feroz en los edificios erigidos por Jerjes, que parecen haber sido señalados para su destrucción. Así que la leyenda romántica de la juerga de los borrachos probablemente debería quedar en suspenso.

Pero en el año 470 ese desastre quedaba muy lejos. Jerjes podía estar orgulloso de su logro. «Que Ahura Mazda junto con los dioses me proteja, y a mi reino, y a lo que ha sido construido por mí». Persépolis es el monumento de Jerjes tanto como el de Darío.

Puede interesarte

La oscura religión que dio forma a Occidente

Ha influido en La Guerra de las Galaxias y en Juego de Tronos, y personajes …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.