Inicio / Comida / Rastreando las fiestas persas en las calles de Estambul

Rastreando las fiestas persas en las calles de Estambul

Al borde del barrio de Laleli, en el distrito de Fatih de Estambul, se encuentra el restaurante Asuman, «hogar» de muchos iraníes. Este restaurante, que significa «cielo» en farsi, es bastante celestial. La belleza persa Almeyda llena la sala con su voz angelical, pero son los sabores que danzan en las papilas gustativas los que te hacen volar. Las paredes están decoradas con imágenes que reflejan el «hogar» del propietario y jefe de cocina Celil Nazari. Nacido en la ciudad noroccidental iraní de Tabriz, el hospitalario propietario abrió las puertas de este restaurante en 2009.

Turquia

«Quería llevar una parte de mi hogar en Irán a mi nuevo hogar en Turquía«, explicó. Para garantizar que el sabor no se vea afectado, el 80% de los ingredientes utilizados proceden directamente de Irán y hace que los mismos productos sean accesibles en el mercado de al lado para aquellos que quieran disfrutar de los sabores de Irán en su propia cocina, en su propia mesa.El menú es bastante extenso, pero tenga por seguro que cada plato es más delicioso que el anterior. El elemento básico de cualquier comida persa es el arroz. Con varias opciones para elegir, consulte con el camarero qué arroz es el más adecuado para el plato de su elección, de lo contrario puede tener un «yin» sin «yang«.

No se alarme cuando llegue a su mesa una montaña de arroz que parece un volcán. Aniquilar esa cúpula no será un reto. A diferencia del arroz ordinario, no está cargado de almidón, por lo que esa sensación de pesadez que suele dejar el arroz no es un problema. La decoración roja que explota con una combinación de dulce y ácido es el «zereshk», también conocido como agracejo, complementado con pistachos y la especia más costosa del mundo: el azafrán. De nuevo, dependiendo del plato que haya elegido, le presentarán el polo zereshk (arroz), el polo baghali (arroz con eneldo fresco) o el arroz con azafrán. En cualquier caso, puede estar seguro de que no le decepcionará.

Zereshk polo

Si la carne es su debilidad, no busque más. Siéntase libre de escoger con los ojos cerrados y hacer «pito, pito, pito, pito» al menú. Ya sea el kebab o la pierna de buey con hueso, la ternura y la suculencia harán que se te haga la boca agua entre bocado y bocado. También tiene la opción de elegir el pollo que, sin duda, le hará la competencia a la carne roja. No faltan las verduras en ninguno de los platos, y para los vegetarianos, no teman, no están olvidados; esta cocina iraní también los tiene cubiertos. El ghorma sabzi es un plato de verduras con limón enano deshidratado que le da un sabor picante. Con una amplia selección de ensaladas para elegir, no puede dejar de probar el mast khiyar con nueces, un plato de yogur de pepino adornado con grosellas, nueces y bonitas flores rosas secas. Lo increíble de este plato es el ajo. Coma hasta la saciedad porque, aunque está potenciado con un golpe de ajo, las secuelas de tener aliento de dragón son inexistentes. Este ajo, que crece en Irán y sólo puede recogerse una vez al año, tiene todos los rasgos del ajo sin el castigo del olor. Si los sabores de su plato aún no le han sorprendido, pruebe su ayran. Lejos de la tradicional bebida de yogur turca, el ayran, aunque con trazas de su sabor, el ayran iraní es espumoso.

Nabaat

Si ha sobrevivido hasta ahora -y créame que lo hará- no deje de probar el shole zard (arroz con leche al azafrán) con un toque de agua de rosas, cardamomo y azafrán, decorado con canela y pistachos. Este plato dulce suele servirse durante el Ramadán, pero no se sienta limitado. Ninguna comida está completa sin una taza de té. Si a estas alturas no ha comprobado que cada plato tiene un sabor único, deje que el té sea su último recordatorio. La delicia de esta bebida es el azúcar. Servido con nabaat -cubos de azúcar que parecen caramelos- y aromatizado con un tipo de azafrán que asienta el estómago, el té es una absoluta delicia. Al derretirse el azúcar, no sólo se endulza el té, sino que se libera el aroma y el sabor del azafrán, llenando de calma la taza y el entorno.

Shole zard

Este restaurante convertido en casa no es sólo para los iraníes que echan de menos su hogar, sino que permite a sus clientes descubrir nuevos sabores y sentirse acogidos en una rica cultura a través de la clásica hospitalidad persa. Celil Nazari también participará en el Festival Internacional de la Comida el 24 de abril en Beyoğlu, así que si no puede cenar en el restaurante para entonces, asegúrese de verlo en el festival. Asuman se encuentra en la avenida Atatürk de Aksaray.

Puede interesarte

Melones 101: Cómo elegir melones maduros y 12 variedades que debes probar

El verano trae al mercado agrícola más de 20 tipos diferentes de deliciosos y suculentos …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.